Relevancia de la Gratitud

Habiendo pasado ya la época de fiestas navideñas, y para comenzar quiero compartir con ustedes un tema que es de gran interés pero que por ser parte de nuestro día a día no le damos la relevancia que requiere y que bien puede convertirse en uno de nuestros propósitos de este nuevo año. La Gratitud, que parece ser un tema bastante fácil y conocido, es un tema más complejo de lo que pensamos. Va más allá de un sentimiento, es más bien una actitud ante la vida, que no debe cambiar aún cuando tengamos dificultades en nuestro camino.

Es muy fácil trivializar o restar importancia a la Gratitud, ya que es más complicado que un simple “Gracias”. Lejos de ser simple y superficial, los recientes estudios indican que es una emoción compleja con fuertes funciones sociales y psicológicas.

Por ejemplo, en estas navidades recién pasadas, cuales regalos crees que se agradecieron más:

  1. El que nos da la abuela que más que valor económico, lo valoramos por el tiempo, dedicación y esfuerzo.
  2. El que nos regala nuestro Tío que es un adicto al trabajo y que no tiene tiempo de nada y ha mandado a su asistente a comprar regalos “costosos” pero despersonalizados para salir del apuro.

…para algunos la respuesta será obvia…

Sentir y expresar Gratitud son 2 experiencias distintas, ya que puedes sentir gratitud sin expresarlo, así como tambien puedes expresarlo sin sentirlo realmente. La ciencia estudia ambos aspectos, lo más relevante es que expresar Gratitud a los demás puede hacerlos felices pero sobretodo inspirarlos para ser agradecidos también.

Una actitud ante la vida

El practicar constantemente la Gratitud nos ayuda a desarrollar un estado mental así como una predisposición de ver lo bueno en la vida, nuestros cerebros perciben las cosas positivas con mayor facilidad, además de incrementar la capacidad de asombro, que hace tan felices a los niños al permitirles apreciar las cosas más sencillas de la vida que nosotros damos ya por sentadas, es decir, hay que recordar que nada está escrito, para darnos cuenta de todo lo que podemos disfrutar en lugar de reprocharnos sobre lo que nos hace falta.

A esto le llamo yo Actitud 🙂

Piensa lo siguiente: vivimos en una red interconectada de personas. Todos nosotros dependemos de los granjeros que cultivan lo que comemos, de los arquitectos que construyen nuestras casas, de los inventores de las nuevas tecnologías que son ahora parte esencial de nuestra vida. Es decir estamos constantemente beneficiándonos de las habilidades, creaciones y amabilidad de los demás y desafortunadamente ya casi no lo apreciamos.

Una elección

Muchas personas son por naturaleza muy agradecidas y otras en cambio tienen que trabajar en ello para incrementarla. Afortunadamente no tenemos que esperar a que esos sentimientos aparezcan espontáneamente para cultivar un estado mental. La gratitud es una forma de pensar que podemos elegir al ver lo bueno y positivo en el mundo que nos rodea.

Primero entendamos lo que es la Gratitud, y el poder de sanar, de dinamizar y de cambiar nuestras vidas. Robert Emmon nos ayuda a entender que la Gratitud tiene 2 elementos. El primero es la afirmación de bondad, de los beneficios, de los regalos, y que en general nuestra vida es buena. Eso no significa que sea perfecta, pero si vemos la foto completa podremos identificar todo lo bueno que hemos tenido o que nos ha sucedido a lo largo de nuestras vidas. El segundo elemento es identificar de donde proviene todo lo bueno que nos ocurre, cuando nosotros mismos no podemos hacer determinadas cosas, hay terceras personas que han hecho algo por nosotros y a quien debemos agradecer.

Vivir agradecidamente es ver en cada momento un regalo que te abre una oportunidad, todo lo que tenemos que hacer es detenernos para apreciarlo y disfrutarlo.

Para muchos expertos, si el secreto de la Felicidad tuviera que reducirse a un solo consejo, este sería “Ser Agradecido”. La conexión entre la Gratitud y la Felicidad, es que el ser agradecidos nos hace felices, pero el ser felices no nos hace ser agradecidos.

Para vivir la Gratitud es necesario vivir cada momento como una oportunidad, y como no tenemos la certeza de que se repetirá debemos aprovechar al máximo, porque puede ser que dicha oportunidad solo se presente una vez, o no. Y seguramente te preguntarás ¿cómo es una persona agradecida? Es aquella que es capaz de recibir los regalos que otras personas le dan, o la vida misma. Es aquella que acepta todo lo bueno y lo malo de la vida. Todo lo que le sucede lo ve como un regalo potencial. Ser agradecido no solo te hará sentir bien, sino que también te vuelve más generoso y compasivo con los que te rodean.

La mayoría del tiempo nos gusta pensar que nosotros somos los únicos creadores y responsables de nuestra propia vida, damos las cosas por sentadas y asumimos que nadie más intervino en las cosas buenas que nos ocurren, después de todo, ¿nos lo hemos ganado a pulso no? y por eso lo merecemos ¿verdad ? Una escena de los Simpson ejemplifica a la perfección este tipo de mentalidad, y es cuando toda la familia está sentada en la mesa, y se le pide a Bart dar Gracias, a lo que responde “Querido Dios, nosotros pagamos por esta comida, así que gracias por nada”.

Por un lado Bart esta en lo correcto, la familia tuvo el suficiente dinero para comprar la cena. Pero en otro nivel, él está perdiendo la foto completa. La verdadera Gratitud implica tener la humildad o sencillez de reconocer que no seriamos lo que somos o que estamos donde estamos sin la ayuda de los demás. Cuantos miembros de nuestra familia, amigos, desconocidos, es decir todos aquellos que han estado antes que nosotros han hecho que nuestra vida sea más fácil, más cómoda y hasta posible.

¿Por qué la Gratitud es buena?

Hay 2 razones principales. La primera es que fortalece los vínculos sociales. La segunda razón es porque eleva nuestra autoestima en cuanto entendemos que otras personas nos han ayudado porque desean nuestro bien, lo que nos hace sentirnos queridos, y que existen personas que se preocupan por nosotros y por nuestro bienestar. Si alguien ha hecho algo para ayudarme, y le ha costado ya sea tiempo o dinero, como no voy a concluir que dicha persona me valora o me aprecia y por supuesto que da un subidón!

Lo anterior es la razón que explica por qué la Gratitud es un antídoto poderoso contra la Depresión. Al reconocer esos patrones de bondad de los demás hacia nosotros, debemos sentirnos agradecidos de que alguien, en algún lugar se ha preocupado por nosotros, y que a pesar de todas las malas noticias que existen en el mundo, también existe la Bondad, por lo que un mundo donde hay personas generosas vale la pena vivirlo no lo creen?

Además de que nos genera los siguientes beneficios:

Psicológicos
Niveles de emociones positivas más altos
Más alerta, vivo y despierto
Más alegría y placer
Más optimismo y felicidad

Físicos
Sistemas inmunológico más fuerte
Menos malestar por dolores y molestias
Baja la presión arterial
Nos motiva a hacer más ejercicio y cuidar mejor de su salud
Nos ayuda a dormir más tiempo y sentirse más descansado al despertar

Sociales
Más generoso y compasivo
Se perdona mas fácilmente
Más extrovertido
Te siente menos solo o aislado

¿Por qué la gratitud tiene estos efectos transformadores en la vida de las personas?

Creo que hay varias razones importantes, pero quiero destacar cuatro en particular.

  • Nos permite celebrar el presente. Magnifica emociones positivas.
  • Nos permite afrontar exitosamente emociones negativas como la envidia y el resentimiento. Esto tiene sentido ya que no se puede sentir envidia y ser agradecido al mismo tiempo al ser sentimientos incompatibles.
  • Las personas agradecidas son más resistentes al estrés al dar una perspectiva desde la que pueden interpretar los acontecimientos negativos de la vida y protegerse contra el estrés postraumático y ansiedad duradera.
  • Las personas agradecidas tienen un mayor sentido de autoestima.

¿Porque ser agradecido cuando las cosas van mal?

Justamente cuando enfrentamos problemas, la Gratitud no solo nos ayuda sino que es fundamental.

De hecho, es precisamente en condiciones de crisis cuando tenemos más que ganar. En la cara de la desmoralización, la Gratitud tiene el poder para energizar. En la cara de quebrantamiento, la Gratitud tiene el poder de curar. Ante la desesperación, la Gratitud tiene el poder de traer esperanza. En otras palabras, la Gratitud puede ayudarnos a hacer frente a los tiempos difíciles.

No me malinterpreten no estoy sugiriendo que la Gratitud sea fácil sobretodo en tiempos de crisis. Es fácil sentirse agradecido por las cosas buenas. Nadie se siente agradecido haber perdido un trabajo o una casa o un buen estado de salud o que haya recibido un golpe devastador en cualquier aspecto de la vida, verdad?

Cuando los tiempos son buenos, la gente toma la prosperidad por sentado y comienzan a creer que son indestructibles. En tiempos de incertidumbre, en cuanto te das cuenta de que lo que tienes puede desaparecer, se valora mas todo al percibir nuestra vulnerabilidad, y se vuelve mucho más difícil dar las cosas por hechas.

Así las épocas de crisis nos ayudan a ser más agradecido, pero las investigaciones recientes nos confirman que la Gratitud también ayuda a hacer frente a los tiempos difíciles. El cultivar una actitud de Gratitud de forma consiente va formando una especie de sistema inmunológico psicológico que nos puede amortiguar cuando caemos. El contraste entre el sufrimiento y la redención sirve como base para practicar la Gratitud y funciona de la siguiente manera: Piensa en los peores momentos de su vida, en tus penas, tus pérdidas, tus tristezas, y luego recuerda que estas aquí, y que bien o mal has sido capaz de vencer la adversidad.

Este proceso de recordar lo difícil que era nuestra vida y lo lejos que hemos llegado establece un contraste explícito que es un terreno fértil para el agradecimiento. Nuestras mentes piensan en términos de comparaciones. Contrastando el presente con tiempos negativos en el pasado nos puede hacer sentir más feliz (o por lo menos no infelices) y mejorar nuestra sensación general de bienestar.

Negar que la vida tiene su cuota de decepciones, frustraciones, pérdidas, daños, retrasos, sería poco realista e insostenible. En cambio, darnos cuenta del poder que tenemos para transformar un obstáculo en una oportunidad, significa la reformulación de una pérdida en una ganancia potencial.

Antes de ver el siguiente video piensa, si tuvieras que pedir un deseo, ¿cuál seria? y ¿qué es lo que te hace feliz?

Ahora ve el video:

Somos seres receptivos, dependientes de la ayuda de los demás, de sus “regalos” y de su bondad. El ciclo de la Gratitud continúa cuando somos capaces de dar a los demás algo de lo que hemos recibido en el pasado. La Gratitud nos capacita para recibir y nos motiva para devolver el bien que hemos recibido. En resumen, la Gratitud nos permite ser seres humanos plenos.

Para finalizar te recomiendo veas el siguiente ejercicio, y si te gusta animate y hazlo 🙂 !


Puedes leer la publicación original en el blog Comisuras Publicitarias aquí.

 

Suscríbete a mi lista para recibir más información.